miércoles, 28 de diciembre de 2016

Palabra incumplida: Se va otro año sin el servicio de diálisis en nuestra ciudad

Casaresonline entrevistó a Sergio R. Andreoli, abogado de los pacientes enfermos renales de Carlos Casares. 

¿Cuál es el estado de los pacientes? ¿Y del proceso judicial?
Los enfermos renales crónicos continúan viajando tres veces por semana a otras localidades para mantenerse con vida.  Realizan un esfuerzo intolerable que daña su salud física y psíquica. Viajan más de 400 kilómetros semanales en promedio. Lo que sumado a las horas de tratamiento, los priva de unas 20 horas semanales para trabajar o estar con su familias.  Aun no cuentan con un médico nefrólogo radicado en
Carlos Casares que los pueda asistir de urgencia. Pese a la orden de la justicia en ese sentido.
Los niños/ adolescentes en diálisis no pueden cumplir con las horas de escolaridad necesarias.
Todos tienen una pésima calidad de vida, y deben atravesar estas fiestas viajando para cumplir con diálisis. Les resulta imposible tomarse vacaciones. Resulta muy dificultoso / imposible encontrar centros en lugares de veraneo y los costos de traslados son altísimos.
Hemos construido un proceso judicial tipo comando-control que continua abierto ante la Suprema Corte Provincial. Con el transcurso de las sentencias quedó más que evidente la omisión estatal en reestablecer el servicio de hemodiálisis que se prestó en Carlos Casares hasta el año 2003. 

 Repaso sentencias condenatorias


Luego de que la Suprema Corte Provincial aceptara nuestra acción de amparo colectivo en diciembre de 2014, condenando al Municipio de Carlos Casares a cargar con las costas del proceso. Durante Febrero de 2015 el juez Marcelo Centeno ordenó una serie de medidas cautelares a cumplir en 30 días, a saber: la prestación de diálisis aguda en terapia intensiva del Hospital; la incorporación de un médico nefrólogo; la inscripción de los pacientes en lista de espera para trasplante; entre otras medidas asistenciales.
Dichas medidas –inexplicablemente- fueron apeladas por el Municipio. Como si el fin del Estado Municipal no fuera cumplir con la salud. Pero dicha apelación fue rechazada luego de acreditarse la falta de atención a otro paciente que requirió diálisis de urgencia y falleció sin conseguirla (el vecino Walter Prieto). Lo cual se sumó a los casos de Herrera; Gabrieli; De Santa Eduviges; Ramallo; Lozauro. Todos pacientes fallecidos sin la atención médica que indica la ley local.
En Agosto de 2015 el Juez Centeno condenó al Municipio y a la provincia de Buenos Aires a prestar el servicio de hemodiálisis, instalando el servicio de diálisis en un plazo de 90 días.
Dicha sentencia, por orden del Intendente Walter Torchio, también fue apelada por los abogados contratados por el Municipio. Apelación que también fue rechazada. Pues en diciembre de 2015 la Cámara de Apelaciones de San Martín volvió a condenar al Municipio a “impulsar el rápido avance de la obra del Centro de Diálisis”.
Aun no se han incorporado las maquinas, los sillones, ni siquiera el equipo de tratamiento de agua y la obra del centro se encuentra vacia.

¿Por qué motivo cree Ud. que el Intendente se opuso al reclamo y apeló la sentencia que ordenó prestar diálisis en Casares en 90 días?
El Municipio contrató abogados por decisión del Intendente (pero con dinero público) para oponerse al reclamo de los pacientes; para dilatar el proceso y entorpecer la ejecución de las resoluciones. Todo lo cual redundó en un perjuicio para la salud y la vida de los vecinos. Porque a un año y medio de la sentencia que ordenó diálisis en 90 días (Agosto de 2015), aun no pueden contar con el tratamiento y deben seguir viajando para mantenerse con vida.
Lo paradójico (y no menos chocante) es que el actual gobierno malgaste el dinero público en un proceso judicial por egocentrismo y capricho, llevando a los pacientes a juicio, oponiéndose a las sentencias del poder judicial. En vez de invertir ese dinero en prestar el servicio cumpliendo con las ordenanzas, y las sentencias obtenidas.
El dinero del Estado es del Pueblo, y no puede ser gastado contra los intereses del pueblo.

¿Qué opina de la salud de los Casarenses en general?
No es mi función realizar una evaluación general sobre el servicio de salud. Solamente soy abogado y mi rol se limita al reclamo de los enfermos renales. Pero es  notable como el actual gobierno ha tergiversado e invertido el rol del Estado en cuestiones de salud.
Es curioso ver como el intendente, el secretario de Gobierno y el Director del Hospital se sacan fotos con cada aparatología que el Municipio adquiere y las suben a las redes sociales para que los empleados municipales las compartan;  como si dicha aparatología fuese propia, como si la compraran con su dinero.
El intendente trata a los ciudadanos, como “clientes” o “consumidores de un servicio” del cual ellos serían prestadores. No como ciudadanos con derechos, donde ellos simplemente son servidores públicos con obligaciones impuestas por la ley. Ahí es donde se nota un “manejo empresarial” del Muncicipio y una “confusión” entre la gestión de gobierno “Walter T” y el Estado.
Porque el Estado no es lo mismo que la “Gestión verde”. Sin embargo, la gestión utiliza dinero del Estado para nutrirse. No solo al pintar todo de color verde con dinero del pueblo. Sino porque la gestión de gobierno absorbe el rol del Estado, llegando a eludir obligaciones que pertenecen al Estado (prestar el servicio de hemodiálisis). Lo cual resulta poco serio y roza el incumplimiento de deberes de funcionario público.
El motivo sólo parece encontrase en una caprichosa e infantil predisposición por mantener un exagerado protagonismo en los medios.

¿Los medios de Carlos Casares controlan al gobierno?
Si un medio de comunicación dedica sus páginas a publicar lo que le envían desde el Municipio, sin ningún tipo de reparo. Si es pantalla para justificaciones y excusas, entonces solamente es afín a una gestión de gobierno. No hace periodismo. No participa en la búsqueda de la verdad objetiva. Ni tampoco cumple el rol democrático de proteger a las minorías y controlar al Estado.
En nuestro caso de diálisis, si los medios de comunicación en vez de condenar al gobierno por su actitud caprichosa y egoísta, contraria a los fines del Estado, consistente en postergar el servicio. Por el contario sólo les brindan páginas para intentar justificar su larga omisión. Entonces esos medios no tienen ningún compromiso con los Derechos Humanos de los ciudadanos.
Especialmente cuando, la gravedad de la omisión estatal es tal que daría lugar hasta para que la oposición inicie un juicio político al Intendente por la causal de “mal desempeño en la función pública”. Está en juego la vida de la gente y ya se ha pronunciado toda la justicia provincial.
Si un periódico local publica el titular “La mejor noticia, en un año se prestará diálisis” durante 2014 (en ocasión en que el Intendente firmara un contrato administrativo con dos médicos de Junin,  para prestar diálisis en Agosto de 2015)  y luego, ya pasado un año y medio no adopta una actitud crítica ante semejante incumplimiento en la palabra de un Funcionario, en la Fe de la Administración pública y en especial, al compromiso asumido con vecinos discapacitados. Entonces ese medio de comunicación solo es un boletín del Intendente que se burla de los ciudadanos.
           
¿Qué opina de la bicicleta que el grupo de pacientes regaló al intendente?
Destaco el respeto que siempre los pacientes han tenido, la mayoría son gente humilde y de palabra.
Han sido negados primero y ahora postergados. Además el Intentente Torchio los obligó a emprender un juicio para hacer valer sus derechos. Está en juego su vida. Podrían enojarse, hasta violentarse, pero siempre han mantenido una actitud constructiva. 
Destaco que gente humilde y con una enfermedad terminal, tenga buen sentido del humor y opte por transformar la bronca en creatividad. Es increíble hasta dónde puede llegar el pensamiento y la actitud de un ser humano cuando se trata de su salud. Me parece un reclamo originar y gracioso.
Lo que no es gracioso, y por el contrario, es lamentable; es que la palabra de un Funcionario Público, de un Intendente y escribano, se devalué tanto, y valga tan poco. Todos recordamos su compromiso en la apertura de Sesiones del H. Concejo Deliberante, y sus anteriores compromisos. Todos incumplidos.
No es gracioso, es triste,  que un Intendente pueda prometer e incumplir tan burdamente un compromiso moral para con la comunidad y siga “bicicleteando” a ciudadanos discapacitados.
           
¿La Universidad de Palermo sigue participando del reclamo?
La Clínica jurídica de la UP, se presentó en calidad de tercero imparcial, pero acompañando a los ciudadanos de Carlos Casares y destacando la cantidad de muertes evitables causadas por no prestar el servicio de hemodiálisis en nuestra ciudad. La Clínica Jurídica, dirigida por Ezequiel Nino,  hizo público un comunicado y confecciono dos documentos firmado por distintos profesores universitarios. 

¿Realizarán otras marchas?
Anunciamos y convocamos abiertamente a una manifestación para el día 20 de Febrero próximo. Donde marcharemos hasta el Municipio y posiblemente a los domicilios particulares de los funcionarios responsables de poner en funcionamiento el servicio. Requeriremos la presencia física de los médicos nefrólogos a cargo para que brinden explicaciones y den respuesta a los pacientes sobre la real puesta en funcionamiento del tratamiento.

Un mensaje a los pacientes en diálisis y sus familiares
“Conozco las dificultades de los pacientes para integrarse en estas fiestas navideñas. Entre los años 2002 y 2008 mi madre Alicia Vázquez, atravesó el tratamiento de diálisis. Mi padre, José Juan Andreoli, ya había fallecido y fueron años muy duros para nosotros. No es sencillo para el paciente y su familia cumplir con todas las obligaciones de la vida. Trabajar y someterse al tratamiento implica un esfuerzo de toda la familia. Los traslados y las distancias. Coordinar turnos, realizar estudios. Someterse a estrictas dietas. Sufrir descompensaciones, mareos y además tener que viajar con una amenaza constante: porque está en juego la vida.
Todos tenemos problemas que nos pesan. Les pido a los pacientes en diálisis sean constantes y cumplan estrictamente con el tratamiento. Hoy la sociedad los conoce, los acompaña, y los valora. Háganlo por sus hijos, por sus amigos.
A aquellos vecinos sin problemas de salud, o aquellos pacientes trasplantados que ya no lo necesitan; les pido, les suplico sean solidarios y sepan ponerse en lugar del otro. Exijamos todos juntos a las autoridades la pronta puesta en funcionamiento del servicio.  El reclamo no es contra nadie, es por la salud de todos.
Al Intendente Municipal le pido, haga lucir su sentido más humilde y humano; deje egocentrismos de lado, suspenda las fotografías y simplemente cumpla con su deuda, con su deber, con la ley. Honre su mandato, su apellido, y el de la familia Grobocopatel: preste efectivamente el servicio”.