miércoles, 2 de noviembre de 2016

El casarense Patricio Doucet en el Campeonato del Mundo de Ultraman

Se disputará en Hawaii y se corren 10 kms nadando y 145 de bici el primer día, 275 kms bici el segundo, y 84 kms de carrera el último "Lo más importante es la deportividad y en este tipo de pruebas se vive intensamente" Sólo la inscripción a la prueba ya son 1.800 euros


Los próximos 25, 26 y 27 de noviembre le llega el turno al hermano mayor de la distancia Ironman: Campeonato del Mundo de Ultraman, que se disputará en Hawaii. Este año Patricio Doucet, más conocidos por todos nosotros como el héroe del reto 7 islas, tomará la salida junto con los otros 31 participantes que disputarán durante tres días una prueba en la que se completan en total 515 kilómetros: 10 kms de natación, 421 kms de bici y 84 de carrera a pie, y máximo 12 horas por día El pasado mes de febrero ya participó en el Ultraman de Florida, terminando en una magnífica quinta posición.

La experiencia es un grado


Patricio es un atleta experimentado ya en largas distancias. No es su primer ultra ni, conociéndole, creo que sea el último. Por eso, hemos aprovechado para hacerle varias preguntas. Queremos saber más sobre este tipo de pruebas tan duras en las que no solo hay que tener un buen entrenamiento físico, sino también una gran capacidad psicológica para llevarlo a cabo. Es una prueba donde no solo hay que enfrentarse a la distancia, sino también a la soledad, sacrificio y esfuerzo que conlleva.
Explícanos un poco cuál es la filosofía de un Ultraman, Patricio. Tú que has terminado ya unos cuantos Ironman y, sobre todo, varios seguidos durante 7 días consecutivos, ¿Cómo se llega a esta distancia? Siempre que hemos hablado en privado me has dicho que la filosofía es completamente diferente a la que reina en un Ironman. A pesar de no dejar de haber un punto competitivo, ¿la relación entre competidores es diferente a la de otras pruebas?
La ultra distancia es otro mundo. Lógicamente aquí también se compite. Uno hace un sacrificio muy grande para prepararlo y tienes 3 días para disfrutar de la prueba y también para intentar mejorar y superarte a ti mismo. Pero a pesar de que compitamos, hay muy buen rollo con toda la gente, tanto entre participantes como entre el resto de gente que compone los equipos. Convivimos casi una semana todos juntos (es una forma de describirlo) y, además, todos por un mismo objetivo que es el ser finisher de un ultraman. Y eso hace que la relación entre todos sea buena.
515 kms en tan solo 3 días dan para mucho, ¿cómo es la gran familia de un Ultraman?
Sí, son tres días y da para mucho. Aunque hay que dejar claro que sólo disponemos de 12 horas cada día para terminar la prueba.
Lo bonito de esa gran familia es que al ir conociendo a la gente durante tantos días, acabas siendo arropado por ellos y eres uno más. Por ejemplo, recuerdo en Florida el pasado mes de febrero que, como mi equipo estaba formado por dos voluntarios sin experiencia y una prima mía, al salir del agua tuvo que ayudarme un chico de otro equipo a quitarme el neopreno para ganar algo de tiempo. Al final, terminamos siendo todos un equipo.
Pasó algo parecido en Gales, la primera vez que participé en un ultraman. Todos ayudamos al final a un chico que iba en último lugar, animándole y apoyándole para que llegara a tiempo antes del corte. Lo más importante es la deportividad y en este tipo de pruebas se vive intensamente.
¿Qué hay que hacer para que te acepten en el Campeonato del mundo de Ultraman? ¿Cómo se inscribe uno a una prueba así? ¿Qué requisitos pide la organización?
Para ser aceptado en el Campeonato del Mundo tienes que haber realizado una prueba de la marca Ultraman en ese mismo año, y lógicamente acabarla. Luego ellos hacen una selección de entre todos los participantes que han terminado las tres pruebas de ultraman que hay en el mundo (creo que solo hay 3) y que non son muchos, unos 120 al año. También valoran la actitud del atleta y su curriculum.
Para inscribirse es necesario enviar tu curriculum deportivo cumpliendo unos requisitos mínimos como haber terminado un Ironman en menos de 14 horas, tener alguna otra prueba de ultra distancia realizada en el mismo año, etc. y luego ellos deciden si te aceptan o no.
Cuéntanos un poco cómo ha sido tu temporada 2016 después de terminar aquella hazaña épica de las 7 distancias IM en 7 días.
Seis semanas después de acabar los  7 Ironman en 7 días, hice la media maratón de Lanzarote. Y desde ese momento, ya empecé a preparar el Ultraman de Florida, que supuso mi pasaporte para el Campeonato del Mundo. En Florida quedé quinto de la general, a pesar de la pérdida de tiempo que me supuso una equivocación en un cruce con la bici. Luego me preparé el Ironman de Lanzarote en mayo. En junio me notificaron que había sido seleccionado para el Campeonato del Mundo de Ultraman en Hawaii, así que empecé a preparar a fondo solamente esa prueba.
Como último entrenamiento largo de natación antes del Campeonato participaré en la travesía a nado de La Bocaina, que son 15 Km de Lanzarote a Fuerteventura, todo por culpa del grupo con el habitualmente entreno en el mar, los Conejeros en remojo. Y de ahí ya, directo al Campeonato en Hawaii.
Y ya metiéndonos de lleno en el Ultraman de Hawaii, he visto que en la ficha de participante has indicado como país España, ¿ya te sientes más español que argentino?
Hay distintos puntos de vista. La nacionalidad es la que es, soy argentino, pero compito como español y representando sobre todo a Lanzarote, que es donde resido desde hace muchos años y quien me apoya en mis retos deportivos. Agradezco desde aquí a todos mis patrocinadores su confianza y esfuerzo: Hotel Vik San Antonio, Turismo Lanzarote, Haría Extreme, Ayuntamiento de Arrecife, Tripasion y Concejalía de Ayuntamiento de Arrecife; y también a toda la gente que me apoya, como Lorea Santos, que ha estado siempre apoyándome desde el principio y organizando todo, sin la que todo esto no sería posible.
Además, me considero un embajador deportivo de la ONG Asociación Tiguanfaya, que quieras o no es un gran orgullo para mí. Sin el apoyo de todos ellos habría sido muy difícil llegar donde he llegado. Y por supuesto, no me olvido de mis padres que son un apoyo muy grande.
¿Sigues con el mismo entrenador con el que preparaste tu último IM de Lanzarote? ¿Cómo has enfocado el entrenamiento frente al de Florida? ¿Cambian cosas?
Sí, sigo con Pedro Pulido como entrenador, con él comencé a finales de noviembre 2015 y seguimos trabajando juntos.
El enfoque de cara a Hawaii es muy diferente porque se centra en las necesidades mías para esa prueba. Se ha realizado mucho trabajo de fuerza, series y volumen, muy distinto a Florida. Florida fue una prueba para ver cómo iba, en cambio en estas semanas ya se nota la progresión y hasta yo mismo me sorprendo, estoy muy feliz y motivado.
El calor y la humedad de Hawaii son una realidad, ¿cómo se entrena para ir acostumbrando al cuerpo a esta climatología? ¿Con cuánto tiempo tienes pensado irte allí antes del 25 de noviembre? Tendrás que probar el mar y sus corrientes, ¿no?
Eso depende. Yo vivo en Lanzarote, donde a pesar de la época del año en la que estamos, hace calor y se nota la humedad. Allí hay más humedad y estaré unos 6 días antes para ir adaptándome. En lo que al mar se refiere, no soy muy experimentado en eso. Es más, no tengo ni idea. Puede parecer que el mar está en calma y las corrientes igualmente existen.
Toda esta aventura cuesta dinero, no me cabe duda. ¿Por cuánto puede salir participar en una prueba como ésta? ¿Tienes algún tipo de patrocinador?
Este tipo de pruebas son caras. Desde la inscripción hasta llegar allí. Ten en cuenta que en el mismo año debes hacer un Ultraman de la franquicia para poder tener opción a que te seleccionen. Pero no tengo contabilizados los gastos exactos de lo que puede costar todo. Para que te hagas una idea, sólo la inscripción cuesta 1800 euros.
Sí tengo patrocinadores, pero aun así, no llego a cubrir todos los gastos y tengo que poner dinero. Pero estoy muy agradecido a la ayuda que me aportan ellos, sin eso sería impensable e imposible plantearse este tipo de pruebas.
¿Qué equipo vas a llevar a Hawaii como soporte de la prueba?
Ésta es una de las cosas más complicadas de conseguir, pero tengo la suerte de que me acompañarán Lorea Santos y Jeff, un chico que ya fue voluntario en Florida y en cuanto se lo comenté, me dijo que me acompañaba. Y al final mis padres también se han animado a acompañarme.
Desde tu punto de vista, ¿qué te asusta más de esta prueba: el agua, el desnivel de bici, las carreteras largas y rectas con un tremendo calor, los cambios repentinos de temperatura…?
Siendo sincero, es la primera vez que observo con un poco más detalle las cosas. Realmente nunca me habría imaginado estar metido donde estoy. Trato de disfrutarlo a tope, pero es como que nunca pienso en esas cosas, hay que ir y darlo todo y adaptarnos. Cuando entreno en el mar, me da lo mismo cómo esté ese día el agua. Y si salgo en bici, es lo mismo llueva, haga viento o un calor insoportable, porque lo importante es entrenar. Y para correr, lo mismo.
Por último, ¿qué tienes pensado hacer en el mejor de tus sueños?
No es un Ultraman cualquiera, es el Campeonato del mundo, solo estáis los mejores
Ya estoy soñando porque nunca hubiera pensado estar allí, y menos en un Campeonato del Mundo y además de Ultraman. Y lógicamente, como cualquiera de los que estaremos allí compitiendo, quiero ir a disfrutarlo a tope y dar todo lo mejor de mí. Cada día uno entrena y pone todo de su parte con la mayor ilusión.
Ni que decir tiene, que estaremos siguiendo el Campeonato durante los tres días y os mantendremos bien informados a todos de lo que hace Patricio Doucet allí. ¡Suerte y a disfrutar a tope, campeón!

Planeta triatlón