sábado, 27 de agosto de 2016

Siguen derramando agua con hierro y arsénico en las calles de la ciudad

Una vez más los vecinos se quejan por el derrame de agua con hierro y arsénico en las calles de nuestro medio.
Esta vez a diferencia de las anteriores el agua salió de una boca de inspección de ABSA ubicada en la esquina de Pringles y y Bolivia a una cuadra del Acceso Roberto Mouras y se desvió hacia este.
En otras ocasiones desbordaba  en calle Buenos Aires y Bolivia y terminaba en la cuneta, en este caso igual y tras recorrer un par de cuadras por el Mouras cae a una zanja y a un desagüe del
Acceso Espil.
En esta ocasión además del color ferroso, el agua era mucho más espesa y quedo pegada en las ruedas de los autos o en el pavimento mismo.
Este no es un problema nuevo, sino que viene desde hace años, pero el mismo líquido siempre se arrojó al desagüe e iba a parar a la laguna de  La Dorita, lo ás probable es que se haya tapado ese caño y desbordo por otro.

Si la planta funcionara como debiera, nunca llegarían estos desechos al agua, sino que el hierro, el arsénico y otros elementos quedarían alojados en un ladrillo, pero no es as. Ojala que alguna vez esta novela se termine y que cada casarense pueda ingerir el agua como corresponde.
Ver Video