viernes, 11 de marzo de 2016

Jugar con el dolor ajeno: Un corazón que no aparece y todos miran para otro lado

A comienzo de semana los casarenses nos vimos consternados con una noticia publicada en Nueva Imagen, donde daba cuenta  que una persona había encontrado en el BASURAL A CIELO ABIERTO, CREADO POR LA MUNICIPALIDAD EN LA EX QUINTA DE CERDA, resto de cuerpo humano en un frasco, y que pertenecían a un reconocido vecino fallecido en un accidente.
La nota en uno de sus tramos señalaba: “Uno de los frascos encontrados con órganos humanos en su interior, tenía un corazón del tamaño aproximado a un puño y con un rotulo que daba a conocer a quien perteneció en vida. Si esto es efectivamente lo que parece, es algo terrible…”, destacando a quien pertenecería el mismo.
A partir de allí se tejieron una serie de hipótesis y comentarios de todo tipo de contenido.

Lo que pudimos averiguar fue que quien lo habría encontrado, en principio había decidido llevarse el frasco, pero luego lo volvió a dejar donde estaba. Otro comentario fue que se había dirigido a la Comisaria y que  había dejado allí,  la tercera que ese frasco nunca aprecio y que alguien tendría interés en perjudicar a alguien.
De las dos primeras versiones, nada podemos opinar, pero sobre que estaba en la comisaria, el Comisario Manuel Fernández, le manifestó a Casares On Line que nadie llevo nada y que la familia de quien serían los restos no se había acercado a la Comisaria planteando ninguna denuncia ni nada en particular.
Al ser consultado sobre el supuesto hallazgo Fernández señalo que le resulta difícil de que “aparezcan resto de una autopsia tirados ya que si la justicia pide algo en particular se extrae y se remite al lugar pertinente, el resto se introduce en el féretro… nos enteramos por el diario, pero nos parece poco probable…” Le preguntamos si habían actuado o iba a actuar al respecto y dijo que no
En este sentido, las declaraciones son muy similares a las vertidas por el director de Salud. Dr. Bentancor en FM Digital, donde además señalo que las autopsias son responsabilidad de la policía y si parecieron restos humanos de una, la responsabilidad recaerá en ello (la policía).
Hasta aquí más dudas que certezas y muchas preguntas surgen. ¿En verdad apareció el frasco con el corazón? ¿Si fue así porque nadie se preocupó en tratar de llegar hasta los responsables de que la muestra fuera arrojada a la vía publica?. ¿Si fue verdad y recuperaron la misma y taparon todo, con que finalidad se hizo? ¿Y si nunca existió ese frasco con el corazón? ¿Quién puede tener tamaña maldad de decir tal cosa, sin importarle lo que le suceda a la familia de la víctima?
Lamentablemente, por ahora nada se sabe a ciencia cierta que sucedió, lo único certero es que hay una familia que no logro encontrar tranquilidad, ya que cuando e tiempo empezaba a ir sanando de a poco las heridas, nuevamente se vuelve abrir y con más dolor.
Ojala que se pueda saber qué fue lo que paso porque el manto de dudas, de sospechas esta puesto en el sistema de salud local, por más que digan que no tienen nada que ver y que así sea, y en la propia policía. Nadie se merece pasar por tamaño sufrimiento.