jueves, 29 de junio de 2017

Se reaviva el debate sobre qué pueden publicar los periodistas en sus redes sociales

En un documento que anuncia sanciones que llegan al despido, The Washington Post se sumó a las empresas de comunicación que quieren regular las publicaciones de sus empleados en internet, aun en sus cuentas personales


Desde junio, los periodistas de The Washington Post no pueden denigrar en las redes sociales el
servicio de un anunciante del periódico, ni hacer afirmaciones personales en nombre de la organización, ni proferir expresiones discriminatorias o acosadoras, ni plagiar, ni compartir información reservada con amigos como si esas plataformas fueran espacios privados, ni hablar mal de un jefe.
"Recuerde que si usted se identifica como empleado del Post, o se lo conoce como empleado del Post, o habla sobre el Post en las redes sociales, todo lo que publique es un reflejo del Post", se establece en las "Pautas para el uso de las redes sociales", un documento que ha abierto un debate en la prensa de los Estados Unidos.
Si las reglas de etiqueta en los nuevos medios están en construcción, los viejos medios intentan imponer algunas, al menos, en sus culturas laborales a partir de sus conocimiento de la comunicación. También The New York Times y Los Angeles Times han formalizado orientaciones similares.
"Recuerde que lo que usted hace es público y que su conducta en línea debería ser la adecuada de un periodista del Times", por ejemplo, indicó el diario más conocido del país. "No escriba ni publique nada que pudiera avergonzar a LAT o poner en peligro su capacidad para hacer su labor", fijó el matutino californiano.
Tanto esas directrices como las del The Washington Post avivan una discusión sobre la libertad de expresión, ya que tanto los individuos como las corporaciones tienen derecho a ella.
De ahí el tono en que el diario de la capital presentó sus políticas a sus empleados: "Para ayudarlos a tomar decisiones responsables, el Post ha establecido estas pautas sobre el uso apropiado de las redes sociales". Los enunciados "no son exhaustivos" y están escritos para facilitar que se eviten "los riesgos de participar en ciertas actividades en las redes sociales".
Se aplican a internet entera: "Las cuentas propias o ajenas en Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram o LinkedIn; redes de contactos o de afinidades; blogs, diarios, sitios personales, carteleras en línea, salas de chat".
La enumeración incluye:
• "No hable en nombre del Post sin autorización".
• "Sea transparente y asuma la responsabilidad de sus opiniones personales" (se debe aclarar explícitamente que la publicación del periodista no refleja la perspectiva del periódico).
• "Respete la propiedad intelectual".
• "Evite hablar mal del Post y de los productos y servicios de sus clientes" (nada que pueda crear conflicto o responsabilidades al diario con respecto a competidores, anunciantes, suscriptores, puntos de venta o terceros en general).
• "Al usar las redes sociales, cumpla con los principios del Post" (no se puede discriminar, acosar, amenazar, expresarse con violencia o afectar la seguridad informativa).
• "Sea respetuoso" (no se tolerará la publicación de textos, audios, fotos o videos que sean maliciosos, abusivos, mentirosos, vulgares, obscenos, sexualmente explícitos o de discriminación por raza, color de piel, nacionalidad, religión, género, orientación sexual, edad, discapacidad).

Cualquier violación de estas pautas conduce a acciones disciplinarias, "inclusive hasta la terminación del empleo". La organización de periodistas del periódico emitió un boletín con quejas sobre la amplitud del alcance de las normas y con el anuncio de que solicitará la eliminación de algunas en el momento de negociar un nuevo acuerdo laboral.