miércoles, 7 de junio de 2017

Amarilla para Torchio: El Tribunal de Cuentas multo a 127 municipios entre ellos Casares por las cuentas del 2015

Pésimo. Así fue el cierre del 2015 para los intendentes bonaerenses. La proximidad de los comicios, tal vez, hizo que las desprolijidades sean más notorias. El organismo que audita las gestiones se mostró contundente. El 95 por ciento de los municipios sufrieron multas económicas.


(NR)Torchio en el desayuno que mantuvo con el periodismo casarense señalo que su gestión se caracteriza por las obras y por las cuentas claras. Al parecer sobre esto último el Tribunal de
Cuentas debe tener otro concepto de “Cuentas Claras ya que lo sanciono, no fue roja sino amarilla.

El Informe


En 2015, los cuatro años de gestión llegaban al final. Había que hacer las cosas bien para lograr la reelección. No sucedió. El cambio fue grande, y el despelote previo, también. Pese a que las rendiciones fueron todas aprobadas, el Tribunal de Cuentas repartió sanciones para 127 de los 135 jefes comunales que culminaron la gestión en diciembre de aquel año.
Una de las razones del bochazo generalizado fue quizá la proximidad de las elecciones, que hizo que el foco no estuviera puesto en la gestión y sí en las urnas. ¿El gran cambio electoral está relacionado con las desprolijidades marcadas por la entidad presidida por Eduardo Grimberg? Todo puede ser. La coincidencia está. Aunque, claro, puede ser sólo una casualidad.
Las multas oscilan entre 5 mil y 48 mil pesos, y los cargos llegan a superar los 200 millones de pesos; tal el caso del exjefe comunal platense Pablo Bruera. También, vale aclarar, hay castigo monetario para los alcaldes que apenas llevan un año y medio de gestión; en la mayoría de los casos por errores o deficiencias administrativas de menor calibre, que habrán tenido la oportunidad (o no) de corregir en el ejercicio del año pasado.
Dos párrafos aparte para los intendentes que no fueron alcanzados por la lupa del tribunal. A la cabeza, al igual que en el ejercicio 2014, Fernando Carballo (FR), exmandamás de Magdalena y actual diputado nacional, quien cerró sin siquiera una amonestación o un llamado de atención.
Lo acompaña en este selecto escalón el florense Alberto Gelené (sí fue amonestado su sucesor, Ramón Canosa).
En tanto, recibieron la “amarilla” Walter Torchio (C. Casares), Eduardo Bucca (Bolívar), Ismael Passaglia (San Nicolás) y Gustavo Cocconi (Tapalqué), un póker de peronistas (el nicoleño saltó a Cambiemos), que, a pesar del tsunami macrista, fueron respaldados por su gente y consiguieron así la “re” en el cargo. ¿Premio a la prolijidad o casualidad? Vaya a saber. El que no fue votado pero sí mostró prolijidad fue el también PJ Juan Delfino (Suipacha).

La Tecla