jueves, 11 de mayo de 2017

Las bases del puente de Lincoln se mueve y crece el riesgo que se corte la ruta 188

El ingeniero Alejandro Borchex, delegado de la Sociedad Rural Argentina, trazó un panorama sobre el avance de las aguas en la zona.


Al respecto, dijo que “venimos muy complicados y con tendencia a empeorar. El pico de la crecida, que era para estos días, seguro lo van a alargar, pero el sistema está totalmente sobreexigido.  Los niveles en las lagunas son terribles, es difícil de creer que esto pueda haber ocurrido y lo grave es que sigue
creciendo. Tenemos ingresos desde el sur de Santa Fe muy importantes, que son ajenos a la subregión A1 y a Mar Chiquita como elemento de contención del agua. Estos excesos son los que están provocando una elevación a diario del nivel de las lagunas. No podemos tener la inacción de seguir regulando excesos que no nos corresponden, esto no es ser solidario”.
 “Sabemos que en Junín hay campos anegados y caminos cortados y el peligro cierto es que una lluvia constante no podría evacuarse por el canal por el nivel que tiene y la altura. Tengo dudas sobre si hay capacidad de bombas para absorber una caída de agua importante, porque para este evento nadie está preparado. Por eso las autoridades municipales están preocupadas. Estas aguas que no son nuestras podrían pasar si se desinfla el sistema, es decir abriendo brechas en el cruce del Salado con la ruta 7 vieja y abrir las compuertas de Carpincho y de Gómez, que están cerradas. Eso bajaría los niveles, aunque exigiría un poco más el canal. Al no saber bien la cantidad de agua, esto exacerba los ánimos de todos los que estamos inundados. Los ciudadanos de Junín ya están preocupados por un posible anegamiento”, dijo.

El agua


Sobre quien tiene la decisión de dejar correr el agua, manifestó que “es Hidráulica quien debe autorizar, pero están en un limbo, no hay una respuesta concreta al problema del momento. No hacer nada, es dilatar en el tiempo. Gente de la Rural, de Federación Agraria, de la Liga, está muy preocupada. No sabemos que están esperando, si sabemos que en primavera vuelve a llover. Tal vez esperan que el sol de verano evapore el agua”.
 “No podemos mirar el tema desde el lado de perjudicar, porque el agua que estamos recibiendo de otros vino, y tiene que seguir su curso, porque no es algo generado en nuestra cuenca. Chacabuco no estará contento, de la misma manera que no lo estamos nosotros con el agua que ingresa desde Santa Fe. Veo que Hidráulica no ha hecho ningún análisis del tema, sobre qué se hace con toda esta masa extra de agua que está ingresando por El Chañar. Cada día estamos un poco peor, el puente de Lincoln está en una situación crítica, la base del puente que está más cerca de Junín, se mueve. Es mucha la masa hídrica que está pasando por debajo. No quiero ser alarmista y sé que Vialidad está trabajando”, finalizó.

La Verdad - Junín