lunes, 10 de abril de 2017

Iniciaron sumarios a más de 10.700 agentes de la Policía Bonaerense

La gobernadora exoneró a 405 efectivos desde el 10 de diciembre de 2015. En tanto, fueron detenidos 354: uno cada 32 horas. Detalles sobre el funcionamiento de la Auditoría General de Asuntos Internos
La inseguridad es uno de los problemas que más preocupa a los bonaerenses. Se trata de un flagelo que pone en juego la vida de los ciudadanos. Y, por
supuesto, para prevenir los delitos se necesita una fuerza policial honesta, capacitada, transparente.
La Policía de la Provincia de Buenos Aires está integrada por más de 93.000 agentes y, en ella, la gobernadora María Eugenia Vidal encontró nichos de corrupción que  afectaban y, aún lo hacen, el servicio de seguridad que el Estado debe brindar.
Al iniciar las sesiones legislativas, Vidal expresó: “Peleo contra las mafias porque  combatirlas implica pelear por cada madre y padre preocupado por su hijo; es luchar para que los adolescentes no sean esclavizados por las drogas”.
Para investigar y depurar a la fuerza, Vidal tiene una Subsecretaría que depende del Ministerio de Seguridad que conduce Cristian Ritondo. Se trata de la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI), la cual está en manos de un abogado civil, Guillermo Berra, funcionario de máxima confianza de la gobernadora.
Desde el 10 de diciembre de 2015 y hasta el 31 de marzo pasado, la AGAI inició 10.761 sumarios a integrantes de la Bonaerense, de los cuales 4.308 fueron apartados, 1.152 resultaron suspendidos, 405 exonerados y 354 terminaron detenidos. Es decir que, durante lo que va de la gestión de Vidal, fue detenido un policía cada 32 horas.
Además, de acuerdo a un informe al que pudo acceder Hoy, están en trámite de proceso de expulsión otros 800 policías.

Lo estamos filmando


Estos números tienen un arduo trabajo de fondo: civiles y policías, quienes cumplen funciones en Asuntos Internos, trabajan como si se tratara de fiscalías penales.
La AGAI tiene dividida la Provincia en cuatro zonas: Sur, Centro, Norte y la última conformada por los municipios de San Martín y Tres de Febrero. Cada sector tiene a un auditor sumarial a cargo y, a su vez, cada uno cuenta con diez instructores.
Un vocero del Ministerio de Seguridad detalló que “cada zona tiene una mesa de entradas y empleados administrativos, y funciona como una fiscalía. Abogados civiles conducen las estrategias y el trabajo de calle lo efectúan policías de comando”.
Dentro de la AGAI funciona la Dirección General de Grupos Operativos, de la que dependen 65 policías, y en la actualidad no hay ningún agente que supere la jerarquía de comisario.
El portavoz indicó que las autoridades de la Auditoría General, al llegar el 10 de diciembre de 2015, encontraron que había 45 policías, pero trasladaron a 20 y seleccionaron a 45, por lo que ahora son 70.
Estos agentes (policías que investigan a sus pares) por lo general no usan uniforme y son de suma confianza. “Hacen tareas de campo, lo que les indiquen los instructores. Realizan vigilancias encubiertas, seguimientos y filmaciones. También sacan fotos, entre otras actividades de investigación”, indicó la fuente. También actúan en los allanamientos y detenciones de los integrantes de la fuerza, escenarios a los que van armados “hasta los dientes”.

Sin derecho a hacer una llamada


El protocolo en este tipo de procedimiento es duro. “Cuando llega a un objetivo personal de Asuntos Internos, nadie puede hablar por teléfono ni por celular, se cierran todos los accesos y se prohíben los egresos e ingresos. Hasta se les pide a los presentes que se corran de sus lugares, todo para preservar el estado de situación”, agregó el vocero.
Todo lo que se secuestre forma parte del sumario iniciado, que puede terminar con exoneración, cesantía, suspensión o sobreseimiento del policía acusado.
El proceso interno, para garantizar objetividad, hace intervenir a la Dirección General Legal y Técnica de la AGAI, para que analice todo el expediente y certifique que se haya respetado el debido derecho de defensa, la legalidad de las pruebas y el control de los plazos.
El área de Relatoría de Legal y Técnica es la que propone la sanción final al auditor general de Asuntos Internos, quien tiene la última palabra.

Los números de la depuración de la fuerza


- 10.761: los sumarios iniciados a integrantes de la Bonaerense en los últimos 16 meses.
- 1.152: los agentes suspendidos entre un día y dos meses por cometer irregularidades.
- 354: los policías que terminaron detenidos por la Justicia Penal.
- 4.308: los efectivos apartados tras finalizar el expediente administrativo.
- 405: los uniformados que fueron exonerados o cesanteados.
- 873: los integrantes de la fuerza que son investigados por enriquecimiento ilícito.

Investigan a 873 agentes por enriquecimiento ilícito


La gobernadora Vidal reformó Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad e impuso un área que analiza el patrimonio de los integrantes de la fuerza. Setenta casos pasaron a la Justicia Penal.
Una innovación impulsada por la gobernadora María Eugenia Vidal en el organismo Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad fue la creación de tres áreas: Patrimonial, Violencia de Género y Protección al Denunciante.
La primera de ellas se ocupa de investigar los presuntos casos de enriquecimiento ilícito de los integrantes de la Policía Bonaerense. En la actualidad, están en la mira 873 integrantes de la fuerza, entre ellos los exjefes departamentales y excomisarios imputados en la Causa de los Sobres.
Los instructores de Asuntos Internos analizan la información pública y, si detectan irregularidades relacionadas con el enriquecimiento ilícito o el lavado de dinero, se pasa la denuncia a la Justicia Penal.
Sirvió como base para el trabajo del área patrimonial la exigencia de Vidal orientada a que todos los policías, desde la jerarquía de subcomisario, presenten sus declaraciones juradas.
Así resultó que Asuntos Internos llevó a la Justicia Penal 70 casos, entre ellos el del exintegrante de la cúpula, el comisario general Néstor Omar Martín.
Martín, quien era el jefe de la Superintendencia de Coordinación Operativa, dijo que tenía siete propiedades en La Plata, cerca de dos millones de pesos ahorrados y hasta un helicóptero experimental.
Sin embargo, Asuntos Internos pudo comprobar que las propiedades que tenía Martín eran 15, por lo que lo denunciaron en la fiscalía en turno. En tanto, desde la Justicia Penal ya habrían detectado 101 inmuebles a su nombre.
 “Es que la Justicia Penal tiene facultad para pedir información a la AFIP y a la Procelac”, explicó un vocero del Ministerio de Seguridad.
Respecto al área denominada Protección al Denunciante, lo que se busca es justamente cuidarlos: cuando el que dio el alerta fue un policía, si fuera necesario, se lo cambia de destino y se establece un protocolo de contacto para asegurar su bienestar.

 Las distintas maneras de denunciar


En la Auditoría General de Asuntos Internos funciona un área donde se reciben denuncias en contra de policías. Los que llaman pueden ser civiles o los mismos integrantes de la fuerza.
 “Si sos víctima de indiferencia, violencia policial o abuso de autoridad, denuncialo”, es el slogan inscripto en la cartelería que se distribuye en las distintas dependencias de la Bonaerense.
La denuncia puede ser anónima o no. Los interesados pueden hacerla por teléfono a los siguientes números: (0221) 489-8632/36, (0221) 421-6741, (0221) 422-5065 o al (0221) 424-5004. También al 0800-999-8358, durante las 24 horas. Por e-mail pueden contactarse con denunciasai@mseg.gba.gov.ar. En tanto, quien lo desee, puede presentarse en avenida 51, al 779, entre 10 y 11 de La Plata, en el horario de 8 a 20.
Lo que los auditores sumariales necesitan es que los denunciantes relaten detalladamente cómo ocurrió el hecho, aportando fecha, lugar y hora.
También es importante una descripción física del personal involucrado y todos los datos personales: nombre, apellido, jerarquía, lugar de trabajo e indicar si al momento del hecho estaba uniformado. Asimismo, se debe mencionar si hubo testigos que puedan aportar información concreta. 
Más allá de estas denuncias, Asuntos Internos toma intervención de oficio cuando percibe una irregularidad policial en notas periodísticas.   
Una vez que se recibe la denuncia, arranca el sumario administrativo. Cabe aclarar que Asuntos Internos tiene cuatro sedes: además de la de La Plata, posee otras en Vicente López, Avellaneda y Mar del Plata.

Los imputados por la Causa de los Sobres, muy complicados
 

Los vicios que han transformado a la Policía de la Provincia de Buenos Aires en una institución cuestionada vienen de años y están relacionados con el cobro de coimas por “hacer la vista gorda” al accionar de narcotraficantes, permitir el juego clandestino, dejar que operen desar­maderos de autos y motos ilegales, brindar oferta de servicios de seguridad truchos a comerciantes, y hasta la malversación de fondos públicos en el manejo del pago de horas extras y Policía Adicional, entre otros.
Acusados de cometer estos delitos se encuentran los imputados en la Causa de los Sobres, encabezada por el fiscal platense Marcelo Martini.
De acuerdo a un vocero del Ministerio de Seguridad, Asuntos Internos detectó que los exjefes policiales de la Departamental La Plata cuentan con propiedades que no son razonables con sus ingresos.
Según la información parcial a la que el organismo pudo acceder mediante compañías de seguros y bancos, algunos de los imputados tienen caballos de carreras, buques y hasta varios autos.
Los instructores sumariales investigaron también a las esposas o parejas de los acusados: Darío Camerini, Rodolfo Carballo, Ariel Huck, Walter Skramowskyj, Sebastián Velázquez, Sebastián Cuenca, Juan Retamozo, Julio Sáenz y Raúl Frare.

Cabe recordar que el 1º de abril de 2016 fueron incautados 36 sobres con 153.700 pesos en la Departamental La Plata, tras un llamado al 0800 de Asuntos Internos, en el que se indicaba que todos los primeros días de cada mes, desde las distintas comisarías enviaban dinero recaudado de manera ilegal.