jueves, 30 de marzo de 2017

Impulsan por ley la realización de estudios para detectar cardiopatías congénitas

El senador provincial Omar "Peli" Foglia presentó dos iniciativas que buscan implementar estudios de detección temprana de cardiopatías.


Los proyectos de ley tienen como finalidad la obligatoriedad de realizar estudios que en la actualidad se hacen de rutina en algunos centros médicos y hospitales, como la
ecocardiografía fetal y la oximetría de pulso que permiten detectar cardiopatías congénitas y salvar muchas vidas.
"Por una cuestión de protocolo deben ser incluidos en las prestaciones a embarazadas y recién nacidos. La realización de estos estudios no significa un gasto para el Estado ya que se cuenta con el instrumental para su implementación. La sanción de estas normas generaría la obligatoriedad de la prescripción y la realización", afirmó el senador.
Foglia contó con el asesoramiento del Servicio  de Cardiocirugía del Hospital de Niños Sor María Ludovica para la elaboración de estas iniciativas, centro médico de referencia que efectúa alrededor de 260 cirugías vinculadas a cardiopatías congénitas al año.

Ecocardiografía y Oximetría


Las cardiopatías congénitas son un conjunto de enfermedades presentes al nacer, que afectan la estructura y el funcionamiento del corazón. Representan una de las anomalías congénitas más comunes y son la primera causa de mortalidad infantil durante el primer año de vida. Uno de cada cien recién nacidos presenta alguna cardiopatía congénita. En la Argentina, nacen al año unos 7000 niños y niñas con estas patologías, según los datos brindados por el Programa de Cardiopatías Congénitas. Alrededor del 50% de estos niños requieren cirugía en el primer año de vida y dos terceras partes son solucionables con diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado. De ahí que se busca detectar desde antes del nacimiento la posibilidad de este tipo de enfermedades.
Una de las iniciativas tiene por objeto incorporar como práctica rutinaria obligatoria la “Ecografía fetal con evaluación cardíaca” a todas las mujeres embarazadas con edad gestacional entre los 18 y 24 semanas, tengan o no factores de riesgo.

El otro proyecto busca incorporar también como práctica obligatoria y de rutina la “Oximetría de Pulso” entre las 24 y las 48 horas de nacido el/la niño/a. Este estudio tiene valor cuando la paciente no tiene diagnóstico prenatal, como sabemos muchas mamás no cumplen con los controles de embarazo con lo cual no se le puede hacer el diagnóstico prenatal. Es decir, no tendríamos cobertura en el 100% de los casos, la oximetría permitiría en aquellos casos que no tienen diagnóstico prenatal realizar un diagnóstico temprano luego del nacimiento, antes que el bebé sufra una descompensación y en el caso de los pacientes con diagnóstico prenatal confirmaría luego del nacimiento la cardiopatía congénita.