martes, 14 de marzo de 2017

Había nacido en Casares: Asesinaron al dueño de una academia equina e hirieron a su hermano

El cuerpo de Ceferino quedó tendido detrás de donde 
se ve el móvil de traslado de la cochería, 
junto al banco, con la cabeza apuntando a la casa.

La víctima es Ceferino Leonforte de 43 años. Su hermano Jorge, de similar edad, también tiene heridas de bala y se encuentra internado. Esperan su evolución y testimonio para tratar de esclarecer un hecho que en principio parecería un ajuste de cuentas o crimen por encargo. Son hijos de “El Negro” y “Pety. Tienen más familiares en nuestro medio. El hecho fue en la quinta “Los Laureles”, del barrio Los Troncos, (Gral. Rodríguez) donde se preparan caballos para compentencias de salto.


Todavía perdura la conmoción en
la quinta “Los Laureles”, a pocos
metros de la Ruta 24 y del cruce con la autopista del Acceso Oeste en el barrio Los Troncos. Allí, donde funciona una escuela de equitación para caballos de salto (de competición), se produjo un asesinato casi a quemarropa en un hecho que todavía las autoridades buscan esclarecer, pero que tiene bajas probabilidades de tratarse de un intento
de robo y sí, muchas más de ser un crimen premeditado.
Según la información que circula por varios testimonios, la mañana del lunes, cerca de las 11 horas, dos hombres se presentaron en el lugar a bordo de un automóvil Volskwagen Surán, presuntamente, preguntando por pensiones para caballos y luego pidieron agua para el radiador del vehículo.
Uno de los dos hermanos que atendieron a los sujetos, Ceferino Leonforte, fue a buscar el agua que supuestamente le pidieron para el radiador, mientras le hacían consultas sobre el lugar y al volver se habría producido la acción que desató su final: recibió un disparo de arma de fuego de 9 mm en el abdomen, pero la bala le habría tocado el corazón. El sujeto, que tendría 43 años, perdió la vida casi de inmediato.
Al hermano de Ceferino también lo hirieron con tres balazos que habrían impactado en su brazo, muslo y estómago y por eso se encuentra internado en el hospital, estabilizado, aunque por la tarde no se nos afirmó un “fuera de peligro” como se mencionaba por la mañana. Los disparos ocurrieron en el pasillo que iba hacia el garage de la quinta, lugar donde se desarrollaron la mayor parte de las pericias.

La investigación


Aún no se conoce los motivos por los que los delincuentes actuaron así. Según parece, no se trató de un robo y tampoco habría mediado palabra antes de tomar la decisión de disparar, salvo las consultas o pedidos que hicieron de forma introductoria para entrar al lugar. Terminaron huyendo en un auto oscuro, algunos decían que podría ser un Surán, con el que habían ingresado.
En la quinta, que está junto a la que era muy conocida por ser de Mastellone y frente al country club “Terravista”, había otras personas en el momento del crimen. Al menos un hombre, un petisero que al escuchar los disparos se encerró y una mujer que se encontraba en otra edificación del mismo predio, que sería la mujer del asesinado.
Por estas horas, los investigadores esperan la recuperación del hermano de la víctima. Su declaración será muy importante para esclarecer el confuso episodio. Mientras, estuvieron toda la tarde con declaraciones a los que estaban cerca del hecho y hasta casi las 16 horas estuvieron con la Policía Científica tomando muestras y sacando fotos de la escena del crimen.
El cuerpo del reconocido jinete y adiestrador fue retirado para ser llevado por el coche de la cochería, mientras que en el lugar, más de 30 policías trataban de tomar los datos. No sería de extrañar si en las próximas horas, por el tipo de crimen y el misterio generalizado, este hecho tomara repercusión nacional.
En esta academia se preparan caballos, pero no se entrenan jinetes, el predio no parece tener mucha seguridad como podría ser lo que marque un lugar de mucho dinero, pero gente que conoce el lugar dice que hay muchos perros que cuidan y muy bien la quinta, sólo  que en ese momento estarían dentro de una de las construcciones y la puerta había quedado abierta.
En el marco de la investigación no se descarta nada, pero en principio, las líneas de investigación, no van por un intento de robo o una ocasión “al voleo”, sino como un crimen por encargo, donde las víctimas no conocían a sus victimarios, pero sí ellos tendrían la información de quienes eran los que terminaron baleados.

Duro golpe familiar, por la distancia 

La noticia no fue dada antes por nuestro medio por dos razones: Una es que habían detalles que se podían conocer a medida que pasaba la tarde, pero la más importante era el pedido expreso de gente cercana a las víctimas, que pidieron que se retrase lo más posible para dar tiempo a que se puedan comunicar con los padres de Ceferino y su hijo, que están en Europa.
Ceferino no nació en nuestra ciudad, era de Carlos Casares, pero estaba aquí hace alrededor de 30 años, siempre con esta actividad, la que le apasionaba desde adolescente.
El hijo de Ceferino es jinete como su padre y estaba compitiendo en Bélgica según se decía en el lugar de los hechos.

Fuente: www.lapostanoticias.com.ar