jueves, 29 de diciembre de 2016

Posición del foro de consejeros escolares de Cambiemos acerca de la experiencia piloto del Servicio Alimentario Educativo a cargo de algunos municipios

La Gobernadora Vidal ha anunciado una experiencia piloto que busca, según se afirma, garantizar el mejor uso de los recursos del SAE, responsabilidad ésta de los Consejo Escolares conforme la legislación vigente.

La decisión se funda en auditorías realizadas que dan cuenta de falencias en las prestaciones alimentarias en esos distritos y se complementa con el anuncio de una posible extensión a 41 distritos más.
Ello coloca bajo un manto de sospecha a Consejos
Escolares en los que las falencias no existen y que, por el contrario, son eficaces y prudentes administradores de los recursos asignados y han mejorado en este año de gestión las prestaciones alimentarias del Programa.
Las razones que se invocan parecieran dar a entender que los Intendentes “comprarán más barato” y “asegurarán una más transparente administración de los recursos” afirmaciones estas que suenan más a expresión de deseos que a efectiva garantía de esos objetivos.
Lo cierto es que la decisión, cuya modo de implementación se desconoce y cuyo marco legal aún no ha sido dado a conocer, pone en tela de juicio –al compás de otras medidas como el mantenimiento del Fondo Educativo, del Fondo Escuela y el vaciamiento de las políticas de infraestructura de la DPI dependiente de la DGCE- el papel institucional de los Consejos Escolares, órganos desconcentrados de rango constitucional que forman parte de la estructura institucional de la Dirección General de Cultura y Educación y no de las Municipalidades.
Como parte integrante de Cambiemos los Consejeros Escolares de la UCR, el PRO la Coalición Cívica, agrupaciones de origen justicialista y vecinalistas ratifican su compromiso con las decisiones adoptadas a lo largo del año pasado para sanear las deudas del SAE y los nuevos valores de las prestaciones como así también el anuncio del aumento de esos valores para el año entrante. Ello no impide que se señale la preocupación por la medida anunciada que, si forma parte de una planificación, lejos estamos de conocerla.
Como parte integrante de la estructura institucional de la DGCE y de la ejecución de los acuerdos celebrados entre ésta y el Ministerio de Desarrollo Social  aún vigentes, reclamamos un espacio de construcción y participación en esa estrategia que deberá preservar el papel central de los Consejos Escolares que hunden su raíz en la historia de la educación argentina: nacieron  en 1873, con la Constitución Provincial de aquellos años y su mentor Fue Domingo Faustino Sarmiento. Solo los gobiernos dictatoriales y autoritarios impidieron su funcionamiento.
Si se trata de debatir y construir un nuevo perfil institucional para estos Organismos Constitucionales, asumimos la responsabilidad de aportar nuestra experiencia.