miércoles, 21 de septiembre de 2016

Envían un proyecto a la Legislatura: Reforma procesal en la Provincia, con más derechos a las víctimas

Los jueces no podrán otorgar libertades de detenidos sin antes informar al damnificado del delito

Haciendo eje en los derechos que le asisten a las víctimas de delitos, el gobierno bonaerense enviará en las próximas horas a la Legislatura una reforma al Código Procesal Penal. La idea central de la iniciativa es potenciar el rol del damnificado no sólo durante el proceso penal sino también durante la ejecución de la pena.

En ese marco, el proyecto oficial impulsado por la gobernadora María Eugenia Vidal, prevé, según trascendió, que la víctima deberá ser oída, informada del curso de la investigación y notificada de toda decisión relevante en el proceso penal como, por ejemplo, medidas de morigeración de prisión.
Al justificar la reforma, el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, aseguró que en la actualidad las víctimas de los delitos son las “grandes olvidados” en el proceso penal al referirse a los casos donde las víctimas terminaron asesinando a sus asaltantes, lo que generó un nuevo debate sobre los casos donde se busca hacer “justicia por mano propia”.
 “Hoy la víctima es la gran olvidada del proceso penal. Existe la decisión política de combatir a la inseguridad, porque mucho tiempo se la negaba. Hay que cambiar el paradigma y enfocar la legislación en la víctima. No puede ser que tengamos una legislación que la re victimiza permanentemente”, dijo Ferrari.
En ese sentido, el titular de la cartera de Justicia señaló “que la inseguridad no sólo es una cuestión que depende de la policía, también depende de la justicia, de la legislación y del sistema carcelario”.
 “El victimario está en muchos sentidos privilegiado en el derecho, no queremos cambiar eso, lo que queremos es igualar. Hoy hay derechos desiguales entre el victimario y la víctima”, dijo el ministro.
Una de las reformas apunta a que la víctima de delitos, previo a cualquier decisión judicial que afecte sus intereses, deberá ser informada, oída y notificada.
También se le prevé garantizar la completa información del curso del proceso.
Por otra parte, se redefinirá el concepto de víctima. A partir de las modificaciones propuestas, se integrará no solo a aquella que sufre directamente de los efectos del delito, sino a sus familiares directos cuando el delito haya implicado la muerte o un daño tal que no le permita ejercer los derechos.
Además, no habrá libertad condicional, libertad asistida, semi- detención, o cualquier otro tipo de morigeración de la pena, sin que la víctima haya sido plenamente informada y escuchada sobre la decisión que se tome.

El Día