miércoles, 29 de junio de 2016

Un cuento sin fin: El arsénico alto, como las tarifas

Con el fin de verificar e informar a la población el estado de los tenores de hierro y arsénico en el agua de la red domiciliaria provista por ABSA, la comisión de control de calidad del agua tomó nuevas muestras que en este caso se hicieron por 3, siendo los resultados los siguientes: 
Barrio Balbin Casa 34  (Raquel Sabatini)  Arsenico 0,02 Mg,  Hierro 0,20 Mg Por Litro.
Acceso Mouras 84  (Silvia Benito) Arsenico 0,02 Mg,  Hierro 0,68 Mg. Por Litro.
Alte. Brown 528  (Adriana Borrasca) Arsenico 0,02 Mg, Hierro 0,16 Mg Por Litro.
Podemos ver  que los valores de arsénico son los mismos en las tres muestras y que son exactamente el  doble de lo que establece  el Código Alimentario Argentino, dato que nos pone nuevamente en esa  línea  oscilante y llena de incertidumbre de valores altos y bajos que no sirven para dar seguridad de que el agua facturada por ABSA sea  siempre potable. En cuanto al hierro que nuestro Código establece como máximo un valor de 0.3 mg por litro,
podemos ver que está bien en las dos muestras que se alejan de la cañería principal, pero que supera ampliamente ese máximo en Acceso Mouras dando una coloración rojiza perturbadora  al agua.
Ahora bien, en este marco,  cuando ABSA  entrega  agua de color rojizo y  con arsénico, cuando  los derrames de las cloacas son cada vez más nauseabundos y aparecen por todos lados, cuando las pérdidas de agua rompen el  asfalto de la ciudad, cuando te cobran por mantenimiento y reposición de medidores y cuando los pedís no hay, cuando comprar agua alternativa es muy caro, si, en este marco tan negativo para el usuario, el  gobierno de la provincia de Buenos Aires con “gran imaginación” establece con el decreto 409/16 un aumento del 140% en las tarifas del servicio de agua potable y cloacas, a partir de ahora el valor del m3 será de $ 5,74  contra los $2,39 actuales. Además, debido a la unificación(dispuesta por la empresa y aprobada por el gobierno provincial) en los rangos de consumo del 1 al 4, habría un incremento poco claro que llegaría al 470% y que  solo se verá con las facturas en mano.
Esto demuestra que el gobierno de la provincia escuchó a ABSA en sus reclamos para cobrar más,  pero no escuchó  a los usuarios que en audiencia pública se expresaron totalmente en contra del aumento por el deficiente servicio que presta la empresa. Tres aumentos de la tarifa de ABSA hemos soportado (180% en abril del 2012, más un 54% en 2014con Scioli y ahora este de  140%) y en Carlos Casares no hemos visto ningún cambio para mejor, por el contrario el servicio ha empeorado, por lo tanto como vecinos y usuarios obligados, solicitamos que primero se vean las mejoras y luego pagamos el aumento. Quizás sea un reclamo ingenuo y con poca fuerza, pero por ahí contagia a nuestros representantes de todas las fuerzas políticas y este clamor sea  escuchado donde corresponde.
 “La exposición al arsénico en pequeñas cantidades presente en el agua de bebida y luego de una ingestión prolongada se asocia a varios efectos crónicos, como problemas cutáneos, cáncer de piel, vejiga, riñón y pulmón, enfermedades de los vasos sanguíneos de las piernas y pies y posiblemente también diabetes e hipertensión arterial, trastornos reproductivos y menoscabo del desarrollo intelectual de los niños. La intoxicación por arsénico se manifiesta en un periodo de 5 a 20años. Como los efectos de la exposición al arsénico son irreversibles la principal medida de salud pública  consiste en prevenir la exposición  humana o sea no tomar agua”. Esto lo escribió la Organización Mundial de la Salud en el año 2006.

Pedro Mayola     (Comisión de Control de Calidad del Agua)