martes, 21 de junio de 2016

Ante incumplimientos: Piden que los dueños de perros peligrosos paguen multas de hasta $ 120.000

Ante los dramáticos casos de dos niños atacados por perros potencialmente peligrosos en San Luis y en la provincia de Buenos Aires, el senador provincial Omar Foglia recordó que presentó en el mes de mayo una iniciativa para actualizar los montos que deben pagar los dueños de perros potencialmente peligrosos. “Quienes incumplan con las normas de seguridad
establecidas en la ley 14.107 deberán pagar una multa entre $ 12.000 a  $ 120.000  (el equivalente de 2 a 10 salarios vital y móvil)”, señaló.
La Ley 14.107 establece que estos animales deben ser inscriptos en el Registro de Propietarios de Animales Peligrosos, en la delegación del Municipio al que corresponde, que deben tener un chip o tatuaje, que para permanencia o circulación en espacios públicos deben utilizar correa o cadena de menos de un metro, collar y bozal. Así como adoptar  medidas de seguridad y prevención en el inmueble donde se aloja el can, entre otras acciones.
Quienes incumplan con esta ley deberán pagar la multa mencionada que estará destinada al fortalecimiento de la delegación del Registro que exista en cada municipio.
Asimismo se obliga a los dueños o tenedores de perros considerados potencialmente peligrosos a contar con un seguro obligatorio de responsabilidad civil que cubra los gastos de los daños o lesiones que puedan producir los mismos a terceros.
“Este proyecto apunta a reforzar la prevención que se debe tener antes que se provoque un daño. Anticiparse a los hechos significa realizar todo lo posible para que el evento dañoso no suceda. Por eso creemos firmemente que ante los incumplimientos que la Ley 14.107 se debe penar con una fuerte multa para que los dueños o tenedor de estos perros cumplan con su responsabilidad "ciudadana" cumpliendo con dichas medidas de seguridad en salvaguarda de la comunidad en general”, finalizó.
Entre las razas alcanzadas por esta ley se pueden mencionar: Bull Terrier, Doberman, Dogo Argentino, Mastín Napolitano, Pit Bull Terrier y Rottweiler, entre otros.
Es sabido que a raíz de la creciente inseguridad las familias han comenzado ya hace tiempo a reemplazar los perros de defensa más "tradicionales" por otros ejemplares de mayor porte y de "reacciones violentas y rápidas ante posibles ataques de extraños".

Los especialistas coinciden unánimemente en que no se trata de "perros malos" sino que son perros de naturaleza agresiva y han sido desarrollados para otros fines que el de convivir con una familia.