domingo, 5 de marzo de 2017

Violencia de género: Foglia impulsa la utilización de la pulsera electrónica

El senador provincial Omar "Peli" Foglia presentó un proyecto de ley a fin de adoptar el uso de la Pulsera Electrónica o Dispositivo Electrónico Dual, cuya utilización será obligatoria para el victimario o presunto victimario, en hechos de violencia de género cuando así se disponga judicialmente.


 “Esta iniciativa ayudará a mejorar, dentro de lo adverso de las circunstancia, la calidad de vida de las personas víctimas de violencia”, afirmó.
Al respecto, el senador señaló: “En el contexto actual de incremento de la violencia de género, entendemos de gran importancia y significación la incorporación de una herramienta tecnológica más para monitorear, rastrear y supervisar a personas victimarias que tienen prohibición de acercamiento como consecuencia de haber protagonizado situaciones de violencia de género, a fin de evitar que victimarios con restricción perimetral, desconozcan la prohibición de acercamiento impuesta por un juez”.
Y explicó: “Se trata de la incorporación de una
tecnología de georeferenciamiento, eficaz para garantizar la efectividad de las medidas cautelares de restricción o prohibición de acercamiento, y -en caso de incumplimiento de las mismas- resulta asimismo efectiva para acreditar tal incumplimiento”.
Iniciativas como la propuesta se están implementando en Mendoza, Córdoba y la Ciudad Autónoma de Buenos Aries.

Implementación


La incorporación de la llamada Pulsera Electrónica o Dispositivo Electrónico Dual se impone al agresor o presunto agresor, la utilización de una pulsera o tobillera electrónica (debiendo asimismo la víctima llevar un dispositivo, ambos georeferenciados), a los efectos de que, si se da un acercamiento a una distancia inferior a la restricción judicial dispuesta, se dispare un alerta que advierte en tiempo real, a las autoridades de las fuerzas de seguridad sobre la inobservancia de un perímetro de seguridad judicialmente dispuesto, a fin de que intervengan inmediatamente y neutralicen toda posible agresión y/o tomen las medidas del caso. Asimismo, se alerta a la víctima o presunta víctima, beneficiaria de la medida de protección, para que tenga mayores posibilidades de evadir eventuales confrontaciones o situaciones de violencia. Por lo que en definitiva permite dar seguimiento al cumplimiento de las medidas dispuestas judicialmente, proteger de modo más eficaz a las víctimas de violencia e incluso constituir prueba de eventuales incumplimientos a las medidas de restricción vigentes.

 “Consideramos esta propuesta como una medida complementaria a otras cautelares vigentes (botón antipánico, asignación de agentes de ‘consigna’, etc), pero probablemente más justa y efectiva, pues en aquellas, la carga de asegurar el bienestar de la víctima recae sobre ella misma, mientras que en el caso de la pulsera electrónica -a diferencia por ejemplo, del botón antipánico- no pone a la persona en situación de violencia en la circunstancia de estar pendiente de un posible delito y por ello pulsar el botón, sino que la pulsera pone la carga en el victimario, que será detectado si se aproxima al radio que tiene prohibido, mediante un sistema de monitoreo con alerta inmediata a la policía y a la persona beneficiaria de la medida protectoria”, comentó Foglia.