jueves, 9 de marzo de 2017

SanCor afirma que trabaja "en diversas líneas de acción"

La cooperativa desmintió haber  aumentado 40% los sueldos y atribuyó la crisis a "circunstancias" como el mercado internacional y las inundaciones. Reconoce un "proceso de reconversión".


La cooperativa SanCor, una de las dos mayores firmas lácteas de la Argentina, comunicó que está negociando en diversas instancias para salir de la crisis,
sin aportar mayores datos sobre las posibilidades futuras, mientras trabaja en su reestructuración.  
"SanCor Cooperativas Unidas Ltda. reafirma que se encuentra trabajando en el desarrollo de diversas líneas de acción para afrontar de manera cabal los desafíos que se le presentan, en el proceso de reconversión y reestructuración iniciado tiempo atrás", dice el comunicado oficial.
Respecto de las tratativas que se llevan adelante, la información fue escasa: "Por razones de estricta confidencialidad y atento a la prudencia necesaria en el cierre de las distintas gestiones y negociaciones en marcha, desde la empresa no se ampliará información hasta que surjan definiciones al respecto. Aclaramos además que cuando esto suceda, será a través de los canales oficiales habituales".
SanCor precisó que su crisis se debe a "diferentes circunstancias". Enumeró: "cuestiones de mercado (tanto el doméstico como el internacional); el clima adverso (con inundaciones que golpearon en forma recurrente las principales cuencas productivas); problemas de infraestructura, que impiden sobrellevar de mejor manera los contratiempos; y desfasajes en los costos que hacen al funcionamiento del sector".
"La remisión de leche a nuestras plantas industriales ha disminuido considerablemente en los últimos días por lo que la Cooperativa decidió la suspensión de actividades en algunas de sus instalaciones industriales".
Asimismo, desmintió un presunto aumento de 40% en los salarios de los trabajadores: "la Cooperativa manifiesta que los acuerdos no son facultad de SanCor ni de ninguna compañía en particular, y se realizan en el ámbito de la cámara empresarial respectiva. En ese sentido, el porcentaje del aumento acordado por el Centro de la Industria Lechera (CIL) fue del 13,9%".

La planta de Arenaza habría detenido su producción



La fábrica está dividida en dos, una parte manejada por “Arsa” y otra por “Sancor”. Ésta última tiene apenas veintiséis empleados, a los que se les adeuda parte de enero y sólo cobraron una porción de febrero. Además, Camioneros bloqueó la entrada de vehículos y un problema entre empresas habría hecho que la parte de la usina que funciona correctamente también esté detenida.