miércoles, 1 de marzo de 2017

Casares es uno de ellos: Más de 90 municipios bonaerenses desechan la basura a cielo abierto

El municipio local firmó el convenio marco de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos, pero esta en veremos la puesta en marcha. En Casares no solo conserva los basurales a cielo abierto existentes sino que los  sigue construyendo, esos si cada vez más cerca de los barrios.


La ley sobre la Gestión integral de los residuos sólidos urbanos no se cumple en el 80 por ciento del interior de la Provincia.
Hace poco más de seis años, durante la gestión de Daniel Scioli, se reglamento la ley sobre la Gestión integral de los residuos sólidos urbanos, que entre otros puntos plantea la eliminación de los basurales a cielo abierto. Sin embargo, ni en la anterior gestión ni en el actual gobierno de María Eugenia Vidal se avanzó en la problemática y el 80 por ciento de los municipios del interior bonaerenses continúan con esas prácticas.
Asimismo, en varias localidades son más de uno los basurales a cielo abiertos, así lo asevera DIB. En total, de los 111 distritos del interior, en 91 se mantienen en vigencia los basurales a cielo abierto. Durante el 2016, solamente fueron cerrado los correspondientes Junín, Balcarce y San Vicente.
Desde el Organismo ambiental de la Provincia (OPDS) aseguran que están trabajando para corregir con asistencia esta situación en el interior, y que han detectado también en el área metropolitana (que se encuentra servida por Ceamse), canteras privadas que se usan para arrojar residuos en forma ilegal.


 “En general, hasta ahora los municipios han entendido como saneamiento de un basural el hecho de tapar los residuos con tierra, sin ningún otra acción adicional. Y en algunos casos, al realizar dicha acción y no contar con una alternativa de disposición final sanitaria, solo lograron ocultar la basura allí dispuesta y continuar con la disposición final de residuos en el mismo predio, generando la ampliación del basural de entonces”, aseguró el director provincial de Residuos, Walter Vega.
De hecho, se ha detectado que algunos municipios disponen ramas y escombros en canteras, para disminuir sus costos de disposición final de residuos. Para ello, la Provincia cuenta con una normativa específica aplicable a dichos casos, y se trabaja, según aseguró, para regularizar dichas situaciones. “Hoy realizar un cierre técnico y clausura de un basural es en primera instancia cesar la disposición final en condiciones no sanitarias. Y además generar la infraestructura de disposición final adecuada para no continuar generando una fuente de contaminación ambiental. Sea esta materializada en un área remanente de ese predio; o en otro predio del mismo municipio o de alguna alternativa regional. Como lo puede ser la Ceamse u otro relleno sanitario”, agregó Vega.
De acuerdos a un informe del OPDS, existen 54 municipios que firmaron el convenio marco de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos. Por este convenio, la Provincia colabora con el municipio en la realización de un diagnóstico previo, y provee desde el Organismo asesoramiento técnico de expertos en gestión de residuos. A su vez, acompaña a la comuna en la elaboración de un Plan de Gestión Integral, que luego presentará a la cartera ambiental para su aprobación. Entre estos distritos están Junín, Azul, Dolores, Tornquist, Pringles, General La Madrid, Chaves, Chascomús, 25 de Mayo, Saladillo, Mercedes, Olavarría, San Nicolás, Necochea, Tejedor, Lincoln, Hipólito Yrigoyen y Carlos Casares.


En la provincia se estima que se producen más de 6 millones de toneladas de basura al año. Actualmente, en territorio bonaerense existen 62 plantas de separación municipales construidas en distintos distritos (no todas se encuentran en óptimas condiciones operativas) y otras diez están en construcción. Además, para este año, hay doce comunas que ya presentaron sus planes de gestión de residuos y que hoy cuentan con la prefactibilidad de su plan básico preliminar aprobados por el OPDS y recibirán asesoramiento y recursos para cerrar técnicamente y ejecutar la clausura de los basurales y construir celdas transitorias de disposición de residuos en condiciones sanitarias. Una celda transitoria es un sistema similar al relleno sanitario, pero que posee una vida útil de tres años. En el término de dicho lapso, el municipio deberá implementar una solución definitiva a la gestión de sus residuos.

Latecla.info