jueves, 23 de febrero de 2017

No hay que pensar con la ventana abierta…: Dos concejales presentaron idéntico proyecto para la adopción de perros vagabundos

Un viejo chiste señala que cuando dos propuestas o frases son iguales o muy similares se suele cargar a los involucrados  que “eso les pasa por pensar con la ventana abierta”, haciendo referencia que uno ha podido captar y copiar la idea del otro.
Bueno al parecer eso es lo que les ha sucedido a los Concejales Sergio Carciofi (FpV) y a Oscar “Ponono” Quintana (Cambiemos), quien con muy buen tino dieron a conocer, por separado la propuesta que
tienen para erradicar el problema de los perros vagabundos que transitan por la ciudad.
El mismo en grandes rasgos, hace referencia que debido a la problemática reinante desde hace mucho tiempo en Carlos Casares y ante la falta de solución del problema; ellos consideran o hablan de un “incentivo” para todas aquellas personas que adopten uno de estos perros.
La propuesta consiste en darles beneficios tributarios a los adoptantes (rebaja de la tasa del ABL hasta un 50 por ciento, el otorgamiento de alimento gratuito para la mantención del can, entre otras).
Para ello se abriría un registro de adoptantes, habría controles y todo aquel  que no cumpla se le quitaría dichos beneficios, debiendo devolver lo que les fue otorgado, ya sea el 50 por ciento de bonificación del  ABL como el costo del alimento más intereses.

 Hay dos protectoras y ordenanzas


Cabe señalar que Casares cuenta con dos protectoras que realizan un trabajo increíble a pesar de sus limitaciones económicas y edilicias, (están colmados de perros), pero siguen firmes.
También hay dos ordenanzas, una sobre la tenencia y cuidado de perros de las denominadas razas peligrosas y la otra refiere a la tenencia responsable de mascotas, entre ellos perros.
Esta última hace referencia no solo al maltrato, sino abandono y las sanciones para quienes lo hagan, entre otras cosas.
Sería interesante que todos los bloques, ya que es un problema que los atañe a todos, trabajen en conjunto para reveer las ordenanzas existentes y de ser necesario hacerles las modificaciones y agregados pertinentes.
Por otro lado, si este proyecto de ordenanza que destacan estos dos ediles habla sobre rebaja en la tasa de ABL, por qué no pensar, por ejemplo, destinar una parte del dinero que se les cobra como “Fondos para obras” a los vecinos en la tasa Municipal, sea entregado a las protectoras  (cabe señalar que al ciudadano, además se le cobra la obra y muy bien; teniendo en cuenta además que el municipio recibe Fondos Especiales para la realización de las mismas).
Esto les permitiría a las protectoras trabajar más cómodas desde lo económico y que toda persona que quiera adoptar un perro se acerque a cualquiera de ellas y lo haga.
Partiendo de las ordenanzas vigentes y la probable modificación, sería bueno que ambas protectoras trabajaran en conjunto con la Comuna y que lleven un registro de quienes adoptan pudiendo así hacer un control y seguimiento de adopción responsable.
En el caso de abandonar de los mismos, existe una ordenanza que es adhesión a una Ley,  por la cual el Municipio puede sancionar a las personas que infrinjan la misma..
La adopción no es una cuestión económica solamente sino de afecto.
Es dable de destacar que ordenanzas similares a la presentadas por los concejales antes señalados están siendo aplicadas en  municipios de Córdoba, Santa Fe e incluso por algunos de la región con resultados dispares.
Como diría el legendario perro Mendieta de la historieta Inodora Pereyra, “Negociemo Inodoro, negociemo”