martes, 31 de enero de 2017

La cúpula PRO acordó con la UCR evitar ir a internas

El Presidente, la Gobernadora y los principales referentes del partido amarillo mantuvieron un encuentro con sus pares radicales en la residencia de Olivos. Según trascendió, avanzarán en las negociaciones para presentar una lista de unidad en los próximos comicios. Desde el ala alfonsinista, se habían manifestado en contra de esta postura.

Se trató de la primera reunión
bilateral del año entre el PRO y la Unión Cívica Radical, dos de los principales socios de Cambiemos que, en esta oportunidad, comenzaron a diseñar la estrategia electoral del frente de cara a los comicios de medio término.
Según trascendió, el objetivo es llegar al cierre de listas de manera unida, es decir, evitar internas y mostrarse todos juntos, tal como lo anticipó a este medio Jorge Macri, uno de los principales candidatos de la alianza en la Provincia.
"La idea será repasar cada provincia, cómo está Cambiemos, cómo está la relación entre radicales y PRO, posibles candidatos", comentó la vicepresidenta Gabriela Michetti al ingresar a la residencia de Olivos.
Según se detalló, entre los asistentes figuraban el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, la gobernadora María Eugenia Vidal, el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; la vicepresidenta Gabriela Michetti, y el titular del PRO nacional Humberto Schiavoni.
Por el radicalismo estaban los gobernadores Alfredo Cornejo, Ricardo Colombi, Gerardo Morales; el ex jefe partidario Ernesto Sanz; el titular del Comité Nacional José Corral, los jefes de los bloques legislativos Mario Negri y Angel Rozas, el vicegobernador bonaerense Daniel Salvador y la titular de la Convención Nacional Lilia Puig de Stubrin.
Ambos partidos, ahora, deberán reforzar la presencia en todas las provincias de cara a las legislativas y comenzar a definir el método de armado de las listas, que será por consenso. Para ello, se acordó la constitución de una mesa política que "va a oficiar de comando electoral" para fijar la estrategia de campaña.
Esa mesa estará representada por todas las fuerzas políticas que forman la alianza gobernante y en principio estará integrada por nueve representantes, cuatro del Pro, cuatro de la UCR y uno por la Coalición Cívica.
No obstante, uno de los casos a resolver es la Ciudad de Buenos Aires, donde no existe Cambiemos como alianza política. El radicalismo apuesta a la figura de Martín Lousteau y el espacio ECO, que por ahora no se integrará con el PRO, de acuerdo a las intenciones del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
Además, el radicalismo deberá definir los pasos a seguir en Santa Fe, donde comparte el Frente Progresista con el socialismo a nivel provincial, pero es aliado del PRO en lo nacional.
No obstante, desde el ala alfonsinista no son partidarios de llegar a las primarias con una lista de unidad. Tal como expresó el propio Ricardo Alfonsín, “lo mejor sería resolver las candidaturas en las PASO, para que la sociedad que quiera acompañar a Cambiemos, tenga la posibilidad de elegir qué fuerza fortalecer”.
Pero, al parecer, su propio partido no avanzaría en este sentido. Estas diferencias, ¿significarán un quiebre dentro de las boinas blanca o finalmente llegarán a un acuerdo puertas adentro?
La Tecla