martes, 30 de agosto de 2016

Esconder los problemas bajo la alfombra

Desde hace ya un tiempo se puede apreciar el malestar de sectores de la población por los recurrentes hechos de inseguridad que azotan a la comunidad, ya sea de la ciudad como de las localidades rurales.
Pero más allá de los acontecimientos, el malestar de agrava debido a que muchos de ellos no los dan a conocer, y recién si son resueltos se difunden, dando la sensación de que se “tapan” hasta ver lo que sucede.

También protestan porque en algunos partes policiales aparecen los nombres de algunos malhechores y de otros no, dejando la impresión de que según se trate se difunden o no los mismos. Al igual que los hechos de violencia de género, algunos personajes salen con nombre, apellido, en fin vida y obra y de otros nada como si “dependiera quien es el denunciado”.
Ni hablar de los allanamientos, no se sabe si la investigación es muy lenta, mala o los jueces, según sea el damnificado actúa con cierta celeridad, para unos la ordenes, aunque se trate de un falso hecho, están en horas y para otros se consiguen a los cuatro días.
Quizá pueden ser planteos torpes, pero no por ello dejan de ser considerados.
Pero por si faltan argumentos nada se publicó sobre el robo perpetrado contra el futbolista Gonzalo Urquijo al que le llevaron dinero en efectivo, una notebook y otras cosas.
También otra víctima, fue un vecino de Moctezuma al que le llevaron un equipo electrógeno, herramientas, armas y una serie de pertenencias más, pero de esto tampoco se informa nada, ni de la seguidilla de hechos donde faenan animales y a su paso levantan lo que pueden.
Puede ser verdad también que haya gente que no denuncie por todas las vueltas que les dan. Pero en su gran mayoría lo hace pero no salen a la luz.
Quizá se trate de cuestiones de estadísticas o de querer aparentar algo que no es para que la gente no se preocupe, pero la gente no se calla más y dice lo que piensa y sucede y eso no se puede parar.
Hay un viejo dicho que señala que la “mugre no se puede esconder bajo la alfombra, porque en algún momento se deja ver, como los problemas”.